Petroperú aún no remedia daño por derrame de petróleo del 6 de noviembre

El pasado 3 de diciembre, Petroperú publicó un comunicado pidiendo a la comunidad nativa Chapis (etnia Awajun) permitir el inicio de la remediación ambiental ante el derrame de petróleo ocurrido el pasado 6 de noviembre. Como se recuerda, el derrame se produjo a la altura del kilómetro 221.5 del Oleoducto Ramal Norte (ORN), cerca a la Comunidad de Chapis, distrito de Manseriche, provincia de Datem del Marañón (Loreto).

En conversación con Actualidad Ambiental, el asesor técnico en salud intercultural de Chapis, Ismael Pérez Petsa, señaló que la comunidad rechaza las afirmaciones de Petroperú y lamenta que el Gobierno no vele por hacer cumplir los derechos y las necesidades básicas de la comunidad nativa. Actualmente no tienen agua potable, ni agua limpia del río a causa del derrame de petróleo, aseguró el dirigente.

¿Qué pasó luego del derrame?

Ante el derrame de crudo ocurrido el mes pasado, la Organización de los Pueblos Indígenas del Sector Marañón (Orpisem), solicitó la presencia de autoridades para que comprueben que la comunidad no ocasionó el corte del ducto, como dio a entender la empresa petrolera.

De esta manera, una comisión multisectorial del Poder Ejecutivo, integrada por representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros y los ministerios de Energía y Minas, Interior y Cultura, y representantes de Petroperú, llegaron el 23 de noviembre a la comunidad nativa Chapis.

Durante la reunión en la comunidad acordaron reparar la tubería averiada durante 5 días e instalar una mesa de diálogo. La empresa estatal informó por medio de un comunicado que cumplieron con la reparación el 28 de noviembre, luego instalaron la mesa de diálogo el 1 y el 2 de diciembre. Sin embargo, la remediación aún no se da.

Según Petroperú, la salud de la población está en riesgo pero la población no permite que se desarrollen la limpieza y remediación ambiental, porque exigen el pago de un jornal de 250 soles diarios, así como una nueva evaluación ambiental.

Según Ismael Pérez, en el Acta de Reunión (Leer) entre Autoridades de la Comunidad Nativa Chapis, con fecha 23 de noviembre, Petroperú se comprometió a contratar mano de obra no calificada, máximo de 15 personas de Chapis.

Agregó que Petroperú ofreció 60 nuevos soles por un día de trabajo, sin especificar las condiciones laborales sobre la actividad que realizarían los trabajadores contratados. Además, manifestó que las 15 personas no tuvieron desayuno y almuerzo durante la reparación de la tubería (cinco días), a ello se suma la falta de uniformes adecuados que garanticen la seguridad y salud en el trabajo.

“Nosotros no nos oponemos a la actividad petrolera ni al desarrollo, pero queremos seguridad integral. Queremos que venga un representante del Gobierno y de Petroperú que pueda tomar decisiones. No les va a pasar nada, nosotros les daremos toda la seguridad necesaria”, añadió.

Finalmente, Ismael Pérez pidió en nombre de la comunidad nativa declarar en estado de emergencia sanitaria a Chapis.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

3 × three =