[Opinión] ¿Cómo ligar la conservación de áreas protegidas con el financiamiento empresarial?

 Escribe Alfredo Villavicencio Vieira / Sernanp

 

En el Perú, considerado el primer país a nivel mundial en términos de especies de mariposas y de peces, en el segundo en aves, tercero en anfibios, cuarto en reptiles, quinto en mamíferos y octavo en plantas con flores (Sernanp, 2016)[1], la conservación de la biodiversidad aparece con gran fuerza dentro de la agenda pública y de la sociedad civil.

Para poder conservar estas maravillas de flora y fauna, se tienen una serie de estrategias como el establecimiento de zonas de conservación: Áreas Naturales Protegidas (ANP), Áreas de Conservación Regional (ACR), Áreas de Conservación Privadas (ACP), entre otros, y el órgano rector encargado de dicha conservación es el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp)[2].

Sin embargo, la conservación de la biodiversidad tiene un precio y por ello las estrategias de generación de ingresos y reducción de costos aparecen como fundamentales para volverla autosostenible financieramente con el tiempo. En este contexto, aunque existan una serie de mecanismos financieros, en su Plan Financiero del 2016-2025, el Sernanp ha calculado que la brecha financiera al 2016 de las ANP es de más de 80 millones de soles anuales[3]. Por ello, se hace necesario buscar y proponer nuevas opciones financieras que apunten hacia la sostenibilidad financiera de la conservación de la biodiversidad, incluyendo la de sus órganos rectores.

Dentro de este marco, Sernanp viene clasificando a las ANP en cuatro niveles de gestión de acuerdo al cumplimiento de ciertos requisitos: transitorio, básicos, estructural y óptimo. Estos niveles no son secuenciales necesariamente, puesto que la mayoría de ANP tiene y carece del cumplimiento de estos requisitos en al menos tres de los primeros niveles.

En el siguiente cuadro se puede observar que de las 77 ANP: 71 cuentan con jefe designado, ninguna con límites demarcados, sólo 7 tienen inscripción en el registro de ANP, 70 tienen un plan maestro (actualizado parcial o totalmente de forma anual), 69 tienen comité de gestión, 73 tienen sistemas de monitoreo y todas tienen ámbitos controlados parcialmente. Para el nivel óptimo, el Sernanp todavía se encuentra elaborando la información acerca del cumplimiento e impacto de sus requisitos (actividades de manejo, turismo, investigación, mecanismos de gestión participativa y acciones de restauración).

Cuadro 1. Cantidad de ANP según requisitos de niveles de gestión (2016)

Cada uno de los requisitos mostrados tiene un costo elevado, por más que en algunos casos sea de una vez solamente o con periodicidades amplias. Preguntémonos: ¿cuánto se ahorraría el Sernanp si es que no tuviera que asumir directamente dichos costos? En ese marco, aparece la posibilidad de recibir “paquetes de servicios” que cubran estos requisitos de los niveles de gestión a cambio de ciertos beneficios explicados más adelante.

A ello, se le debe sumar la particularidad de algunos de los requisitos que deben ser cubiertos una sola vez (como el registro notarial o delimitación territorial) o con amplias periodicidades (la elaboración de planes maestros cada dos años). A manera de explicación, algunos casos de servicios que le reducirían considerablemente los costos al Sernanp y permitirían facilitar mayores niveles de gestión son: servicios notariales para la inscripción en el registro de ANP, servicios de institucionales especializadas en topografías para demarcar los límites de las ANP, especialistas en consultoría que elaboren los planes maestros en conjunto con los actores necesarios, entre otros.

Cabe resaltar que los dos primeros servicios mencionados serían los más relevantes, puesto que para el primero aún faltan 70 ANP registradas, mientras que en el segundo faltan que absolutamente todas demarquen territorios. Adicionalmente, a pesar que las 77 ANP cuenten con sistemas de control y vigilancia parcialmente establecidos, su cobertura aún no es total y los costos para darles a dichos sistemas la frecuencia y eficiencia necesaria para evitar todas las amenazas a la biodiversidad son altísimos. En ese sentido, el financiamiento por parte de privados de estos sistemas de control y vigilancia la frecuencia y cobertura necesaria podría ser una herramienta que reduzca considerablemente los costos en los que incurren el SERNANP y las ANP. Por lo tanto, son diversos los servicios que podrían cubrirse en las ANP por terceros con el objetivo de reducir los costos incurridos en ello y así trabajar a favor de la sostenibilidad financiera de la conservación ambiental. Es así como, a continuación, se observan algunos ejemplos de los servicios y potenciales interesados (que los brindarían) a cambio de los “paquetes de beneficios”.

Por otro lado, dentro de los “paquetes de beneficios” que el Sernanp y el Estado podrían darles a las entidades que cubran dichos servicios[4], se encuentran los siguientes beneficios:

  • Alianzas estratégicas: el Sernanp podría etiquetar a empresas que brinden servicios que cubran requisitos para los niveles de gestión que podría favorecerlas en licitaciones públicas vinculadas a actividades de conservación.
  • Descuentos: en las tarifas de ingreso con fines turísticos para las ANP, así como en la adquisición de productos generados en actividades compatibles de la conservación (por ejemplo, ecoturismo).
  • Capacitaciones: el Sernanp capacitaría en materia de conservación o servicios ecosistémicos a las empresas o personas naturales que brinden dichos servicios (por ejemplo en legislación ambiental alrededor de la conservación).
  • Sellos verdes: etiquetas que les brindan valor agregado a través del reconocimiento de prácticas sostenibles de una empresa en su cadena productiva que además sea a favor de la conservación de la biodiversidad.
  • Combinaciones de los anteriores.

Si bien esta iniciativa se ha presentado para el caso particular de las ANP, se puede replicar para otro tipo de zonas de conservación. De este modo, aunque en algunos de los casos no existan necesariamente niveles de gestión claramente establecidos, sí puede realizarse un intercambio de servicios por paquetes de beneficios. Por ejemplo, un Área de Conservación Regional (ACR) necesitan tener ámbitos controlados o sistemas de monitoreo de la conservación y podría solicitar servicios de alguna entidad especializada en el tema a cambio de ciertos beneficios como los previamente mencionados.

Quizás esta iniciativa no acabe enteramente con la brecha financiera, pero con varias opciones innovadoras como ésta, la sostenibilidad financiera de la conservación de la biodiversidad podría acercarse cada vez más a la realidad.

______________________________

[1] Sernanp (2016). Plan Financiero del Sinanpe 2016-2025. Sernanp: Lima.
[2] El Sernanp y las 77 ANP juntas forman parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (Sinanpe).
[3] Sumadas a los casi cinco millones de soles proyectos de brecha financiera del Sernanp como entidad rectora de la conservación de la biodiversidad, considerando criterios como: institucionalidad, políticas, marco legal, cuentas nacionales, ordenamiento territorial, comunicación, etc.
[4] Sólo requieren Convenios de Colaboración Interinstitucional o símiles para llevarse a cabo.


COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

twenty − three =